¿Cuando podemos empezar a utilizar un elevador del Grupo II-III?

   A partir de los 15Kg se considera que el niño es lo bastante corpulento como para soportar la sujección directa por un cinturón de seguridad de adulto.
No obstante, es demasiado bajito para unos cinturones que han sido diseñados por normativa para personas de una altura a partir de 1,50m
El peligro es que el tramo diagonal del cinturón les cruza por la cara o por el cuello, y puede ser motivo de graves lesiones en un impacto.
Los dispositivos de seguridad del Grupo II-III, a diferencia de los que se utilizan para niños más pequeños, no llevan arnés.
Lo que hacen es desviar el recorrido del cinturón para adaptarlo a la corpulencia del ocupante.

Es peligroso utilizar estos disppositivos con niños que no alcancen los 15 Kg de peso.
El Reglamento General de Circulación exige su uso hasta los 135 cm de altura, aunque es muy recomendable utilizarlo hasta los 150 cm.
A pesar de que estan homologados, no se recomienda el uso de elevadores sin respaldo. Ante un impacto lateral es fácil que el niño golpee la cabeza contra la ventanilla o contra el marco si ésta se halla abierta. El cabezal del respaldo le protege en estos casos.
Tampoco es recomendable desmontar el respaldo de la base.

 

Ver sillas de diferentes marcas del grupo 2-3                                                                        

seguridad infantil en el automóvil                                                              Nuestro catalogo
 
Respuestas a las consultas más habituales que nos formulan sobre la seguridad infantil a bordo del automovil
 

 

Productos Recomendados